El Racionalismo


 “todas nuestras ideas o nociones deben tener algún fundamento de verdad; pues no sería posible que Dios, que es todo perfecto y verdadero, las hubiese puesto en nosotros sin eso“.

Descartes define a Dios así: “Bajo el nombre de Dios entiendo una substancia infinita, eterna, inmutable, independiente, omnisciente, omnipotente, por la cual yo mismo y todas las cosas que existen (si existen algunas) han sido creadas y producidas“.

El Racionalismo postula que los caracteres del conocimiento verdadero, no derivan del mundo objetivo y a través de su práctica, sino del entendimiento y de la aptitud reflexiva. Por consiguiente, el Racionalismo es definitivamente apriorístico.

El Racionalismo se opone al Irracionalismo ( corriente filosófica que se caracteriza por negar el primado de la razón, pero reconociendo a lo racional un papel positivo en el orden del ser y del conocer; la razón es un valor, algo valioso, aunque no sea el valor superior); cuando asevera que el mundo objetivo se conoce ,mediante el examen Racional; cuando los caracteres lógicos del saber verdadero, no pueden inferirse de la experiencia ni de las generalizaciones de la misma; sólo pueden extraerse del propio entendimiento; de conceptos que le son innatos (teoría de las ideas innatas de Descartes)

El Racionalismo se vuelve fuertemente objetivo, cuando eleva a Verdad definitiva una argumentación racional a través de su explicación dentro de un sistema de argumentaciones racionales. Confronta una afirmación racional, con otras afirmaciones racionales, para buscar la Universalidad y la Necesidad del conocimiento, como aspectos lógicos de la Verdad, al margen de la práctica objetivo. Pretende probar la Verdad Lógica con un razonamiento subjetivo. De ese modo dicho racionamiento lógico se vuelve irracional.

Es bastante conocido que toda construcción racional no alcanza a reflejar la totalidad de la realidad. De ese modo la razón surge mostrando su faz limitada frente a lo ilimitado del mundo objetivo. Limitación que bien pronto los racionalistas la toman como una imperfección racional. Considerándola a su vez como la base a diferenciación entre lo inhumano, lo humano y lo sobrenatural. Afirman temerariamente que el hombre por esa limitación natural, jamás podrá desprenderse en forma total de lo inhumano y sólo alcanzará lo sobrenatural, una vez que deje el mundo material. Sostienen además que aquella diferencia entre razón y realidad constituyen lo irracional del mundo objetivo, que precisamente la razón no puede jamás conocer.

Los racionalistas sostienen audazmente que el mundo es un “todo caótico e irracional” y que sólo se convierte poco a poco en un mundo sujeto a leyes, cuando precisamente el hombre lo racionaliza. Hombre y naturaleza plenamente confrontados, expresando realidades aisladas sin posibilidad alguna de alcanzar una integración al margen de la razón. Tales realidades se antagonizan en la marcha del desarrollo universal y sólo bajo el imperio de la razón lograrán superar tal contradicción en busca de una armonía escalonada. Dicho proceso es paulatino y se va manifestando en una lucha incesante entre lo racional contra lo irracional bajo el ordenamiento de lo sobrenatural. Lo racional expresa las fuerzas del bien y lo irracional las fuerzas del mal. Cuando estas últimas se sublevan, deben ser dominadas por aquéllas, mediante la razón en cumplimiento de un Mandato Divino.

El racionalista subordina lo racional a un supuesto saber sobrenatural. De esa manera lo humano entra en un proceso de minimización racional carente de “Valores”. Por ese mismo camino es fácil llegar a concluir que en el proceso del desarrollo del hombre, el pensamiento ha surgido como producto en última instancia de la sobrenatural ( el mundo de las ideas de Platón), que está fuera del mundo objetivo de la realidad.

Al sostener que la fuente de la razón está por encima de la mente humana, convierte a la razón en un fetiche sumamente poderoso que domina al hombre en función de creencias sobrenaturales.

Y es precisamente en esta doctrina donde describe el pragmatismo, a veces en forma abierta y otras en forma encubiertas, gran parte de su teoría sociológica. Finalmente, el racionalismo es la corriente según la cual son aceptables tan sólo los “dogmas de fe” vistos por el entendimiento como concordantes con la lógica y con los argumentos de la razón.

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en Filosofía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s