Los Ritos Masónicos


El Rito masónico es el conjunto de ceremonias que, por una parte, estructuran el trabajo colectivo efectuado por las logias y, por otra, favorece el trabajo introspectivo de cada francmasón. A través de ellos se comunican también los signos, toques, palabras y demás instrucciones secretas. Ningún Rito tiene supremacía sobre otro.

Las diversas ceremonias que acompasan el trabajo masónico son prescritas por rituales específicos que ponen en obra el Rito: ritual de apertura y cierre de los trabajos de Logia, ritual de iniciación, ritual de la cadena de unión, ritual de instalación del Venerable y de los Oficiales de la Logia…

Un Rito masónico es un sistema independiente y distintivo, con sus rituales, signos, palabras de pase y ceremonias y número de grados que lo identifica. A pesar de la diversidad de grados y Ritos existe una unidad fundamental en la masonería, llamada la Masonería Azul o Masonería Simbólica, que comprende los tres primeros grados de Aprendiz, Compañero y Maestro.

El ritual masónico se caracteriza por ser iniciático, esotérico y tradicional. Es iniciático en el sentido de que es necesario haber sido “iniciado”, después de un paso voluntario, en una vía nueva y gradual de autoconocimiento y desarrollo; lo es también en el sentido de que permiten a aquéllos que lo viven y lo practican conocerse mejor y progresar por un trabajo incesante y fecundo sobre ellos mismos. Para practicarlos, hace falta haber sido iniciado después un paso voluntario y reflexionado concienzudamente. La comprensión de cualquier rito, sea éste masónico o de cualquier otra naturaleza, requiere una parte importante de implicación. Un rito al cual se asiste como espectador, como simple observador, está desprovisto de significado y de todo impacto. Es posible incluso que se vuelva grotesco y alienante a los ojos de aquel que no se siente partícipe del mismo.

Es esotérico en el sentido de que se expresa mediante un lenguaje simbólico; es el propio francmasón, mediante su experiencia personal, el que irá desvelando el valor de los símbolos del rito en su propia edificación moral e intelectual.

Por último, es tradicional porque emana en gran medida de tradiciones y mitos ancestrales de la humanidad.

Los principales ritos masónicos practicados en el mundo son:

  • Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
  • Rito Francés Moderno.
  • Rito Inglés estilo Emulación.
  • Régimen Escocés Rectificado.
  • Rito de Memphis y Mizraím.
  • Rito de York o Real Arco.
  • Rito de Swedenborg.
  • Rito Nacional Mexicano.
  • Rito Schroeder.
  • Rito Sueco.
  • Rito Operativo de Salomón.
  • Rito Malgache.

Pero han existido muchísimos más: en el Diccionario Universal de la Francmasonería, de Daniel Ligou, se recogán 154 Ritos masónicos. No existen grandes divergencias de fondo y forma entre los distintos Ritos. Todos se inscriben en los principios de la Orden. Las diferencias pueden existir en algunos rituales, en elementos decorativos, colores de los mandiles y en ciertas palabras.

Unos, como el Escocés Rectificado, está muy impregnado de cristianismo mientras que el Rito Francés sería más abierto. Además, en las propias Logias pueden surgir modos particulares de interpretar el rito. Los grados de cada Rito se dividen en series u órdenes, y las series en clases. Cada grado lleva consigo sus ritos de iniciación particulares, su catecismo, su juramento, sus símbolos y modos de reconocimiento especiales.

El origen de los Ritos es difícil de establecer. Algunos lo atribuyen a los Colegios de Arquitectos Romanos formados por Numa en el año 715 aC.; otros a los Esenios, a los Dionisianos, a los Judíos, a la construcción del Templo de Salomón, etc. Se considera el año de 1641 como referente de la más clara reforma radical de la antigua Masonería y de él se parte, porque fue cuando las Cofradías de Masones Constructores empezaron a admitir a personas de todas las clases y condiciones, aunque fueran completamente extrañas al Arte de la Arquitectura manual.

 

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en Aprendiz y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s