Solsticio de Verano


En el hemisferio Norte hablamos de solsticio de verano cuando el Sol alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Cáncer, mientras que el solsticio de invierno ocurre cuando lo logra sobre el Trópico de Capricornio. Este suceso ocurre por tanto dos veces al año: sobre el 20 ó 21 de junio y el 22 ó 23 de diciembre de cada año.

Un solsticio sucede cuando el Sol alcanza una posición con máxima declinación meridional o boreal, de forma que forma un grado de +23º 27′ en el caso del norte o -23º 27′ del sur con respecto al ecuador terrestre. Solsticio es una expresión astronómica relacionada con la posición del Sol en el ecuador celeste. El nombre proviene del latín solstitium (sol sistere o sol quieto).

¿Por qué ocurren los solsticios?

La existencia de los solsticios se explica por la inclinación del eje de la Tierra sobre el plano de su órbita de forma que a lo largo del año la posición del Sol vista desde la Tierra se mueve hacia el Norte y el Sur.

En los días de solsticio, la longitud del día y la latitud del Sol al mediodía son máximas (en el solsticio de verano) y mínimas (en el solsticio de invierno) comparadas con cualquier otro día del año. En la mayoría de las culturas antiguas se celebraban festivales conmemorativos de los solsticios, como las hogueras de San Juan de la actualidad.

Las fechas de los solsticios suponen el paso astronómico de la primavera al verano y del otoño al invierno en zonas templadas. Las fechas del solsticio de invierno y del solsticio de verano están cambiadas para ambos hemisferios.

El solsticio de verano sucede regularmente alrededor del 21 de junio en el hemisferio Norte y coincide con el de invierno en el Hemisferio Sur. El día del solsticio de junio es el día más largo del año en el hemisferio Norte, y el más corto en el hemisferio Sur.

En el Círculo polar ártico el centro del Sol solamente toca el horizonte del Norte sin ponerse. El sol culmina al Sur, donde alcanza su altitud máxima de 47°. Es el único día en que el sol se mantiene sobre el horizonte durante 24 horas.

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en Solsticios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s