El Grado de Maestro Masón


El sublime grado de maestro masón fue compuesto en 1649 por Elías Ashmole, ocultista, alquimista y rosicruciano, para representar el asesinato de Hiram Abiff. Un arquitecto contratado por el Rey Salomón para la construcción del primer templo de Jerusalén y traer al escenario la representación del trágico drama entre la lucha de la conciencia contra las bajas pasiones del ser humano -la Ignorancia, el Fanatismo y la Ambición.

Renovando una vieja leyenda esotérica Islámica de fuerte impacto, que sirvió de modelo para Anderson y Desaguiliers para reconstruirlo totalmente. Siendo la edificación de un templo simbólico, la figura central de la Institución masónica hasta nuestros días, Hiram no era otro que el modelo de un constructor idealizado en cada masón, el cual podría ser asesinado, pero su ideal nunca podría morir. Hiram históricamente era un escultor, fundidor, cincelador, tintorero y pintor; él fue quien fundió las columnas de bronce, la mar de bronce, y todo los metales necesarios para el templo. A pesar de que la Biblia lo menciona como tal, un arquitecto no debe considerarse en la masonería sino como un ser alegórico que personifica el genio creador del hombre, poseedor de un secreto tan importante, que valía ser asesinado para arrancárselo de sus labios.

Este grado tercero y el más importante de la masonería, tiene a Dios no como un mero símbolo, ni como poseedor de un sentido determinado como exclusivo, y sobre todo ninguna especie de significación religiosa. Es pura y simplemente una fórmula que se acomoda a todas las diversas opiniones, aún a los que consideran a la misma naturaleza como la autora de la Creación. La exaltación en este grado de maestro, representa un paso más allá de la simple iniciación masónica, esta hiper- iniciación representa no la muerte de alguien que vivió hace 3,500 años llamado Hiram, sino de la muerte de la mente baja y el renacimiento del genio superior que vive latente en cada masón. La exaltación masónica es la sublime culminación y el complemento necesario de los grados de Aprendiz y Compañero. ¿Qué se encierra en el mito del tercer grado? Lot tuvo un hijo incestuoso con su hija llamado Moab (Génesis 19:30-38), esto es el Sol y la Tierra engendraron un hijo, los mismo sucedería entre la virgen María y Dios que engendraron a Jesús (Mateo 1:18-25).

El misterio inefable de la Naturaleza , que esta doctrina secreta condensa bajo una forma concisa, merece una explicación detallada pues con ello comprenderemos el misterio del Tercer Grado.

Consideremos un grano de Trigo, producto de un grano de Trigo semejante a él, es al tiempo causa y efecto, alegóricamente es padre e hijo a la vez, se encierra en él el germen reproductor. El trigo es enterrado tal como un difunto, que luego germinará. Tiene una potencia este grano de reproducirse y crecer. Está depositado en el seno de la Tierra que es su Madre, y que se convierte en su mujer a la vez, pues se cumplen reunidos el acto de la generación. Ella también es su hermana, porque ambos trigo y tierra son hijos de la madre naturaleza, sin el Sol que fecunde con su rayo el grano no germinaría, el Sol se oculta en el poniente, muere simbólicamente y deja viuda a la madre Tierra por la noche.

Con toda la potencia generadora del grano está en relación con la potencia generadora del elemento tierra: cuando el grano se hincha, se ablanda, fermenta y se descompone como un muerto. Los elementos que lo constituyen emprenden un combate entre vivir o morir.

La muerte del grano se da, todo se interrumpe, el grano cae en putefracción. El germen que parecía condenado a prisión perpetua en la estrecha envoltura que lo contenía, ese germen se abre paso, se esfuerza, atraviesa el seno de la Tierra y comienza a brotar.

El grado de maestro masón merece, la gran importancia que le han dado Anderson y Desaguiliers; en consagrar este secreto sublime, a delinear esta eterna lucha y la victoria del potencial dentro de la semilla de trigo, destinado a poner en evidencia que la vida se sostiene de la muerte y que ambas son el Principio y el Término de lo que existe, que no pueden existir uno sin el otro, y que ambos emanan de una misma gran potencia universal que esta más allá de la vida y la muerte.

Pero el sublime tercer grado de la masonería no habla de una muerte física propiamente, sino de una muerte real y efectiva, y nos dice que tras está muerte hay una vida real, no habla de la vida que vivimos ahora, una vida simulada. Esa vida real de la que habla la masonería no tiene comparación con la vida planetaria que vivimos.

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en Maestro Masón. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s