La Dualidad


 “Todo hombre por naturaleza desea saber” Aristóteles.

 “Aunque todo sea uno en esencia y realidad, todo se manifiesta y aparece como dos” Manual del Aprendiz – Aldo Lavagnini.

Unidad y Dualidad están así íntimamente entrelazadas, indicando la primera el Reino de lo Absoluto, y la segunda su expresión aparente y relativa.

Dualidad expresa la existencia en sus múltiples formas, entretejidas, por así decirlo, en los pares de opuestos, que constituyen el sello que marca el mundo de los efectos y la Ley que gobierna toda manifestación.

Tenemos dos ojos para ver, a los cuales corresponden dos oídos y dos distintos hemisferios cerebrales, como instrumentos orgánicos de nuestra inteligencia, y dos manos y dos pies, instrumentos de nuestra voluntad. Y como nuestro pensamiento ordinario se basa sobre lo que vemos y oímos, es evidente que nuestra visión exterior de las cosas deba ser invariablemente “marcada” por esta dualidad, místicamente simbolizada por el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

Solamente cuando aprendemos, por medio del discernimiento, a unificar los dos aspectos de nuestra visión exterior por medio del ojo simple de nuestra conciencia interna, llegamos al conocimiento de la Realidad (que es conocimiento de la Unidad), y la ilusión de la Dualidad pierde enteramente el poder que ejerció sobre nosotros.

En relación a la simbología masónica, la Dualidad está presente en varios símbolos y alegorías.

LAS DOS COLUMNAS

Las dos columnas que se encuentran al occidente y a la entrada del Templo de la Sabiduría son el símbolo del aspecto dual de toda nuestra experiencia en el mundo objetivo o Reino de la Sensación.

Representan los dos principios complementarios, humanizados en la dualidad manifiesta en casi todos nuestros órganos, en los dos lados, derecho e izquierdo, Cósmica corresponden a los dos Principios de la Energía y de la Materia, de la Esencia y de la Sustancia, Metafísicamente, por los dos aspectos masculino y femenino de la Divinidad, que como Padre y Madre celestes, como dioses y diosas, y en sus aspectos particulares, se encuentran prácticamente en todas las religiones.

Entonces, El Principio de Vida es nuestro Padre y nuestra Madre, y el Padre-Madre del Universo y de todos los seres. Algunas religiones dan más importancia a uno o a otro de estos dos aspectos, los cuales en realidad complementarios e inseparables de la Única Realidad.

EL PAVIMENTO DE MOSAICO

 A tres pasos de la puerta del templo, están situadas las dos columnas B.·. y J.·., emblema de los dos principios y de los pares de opuestos que dominan el mundo visible. La actividad combinada de estos dos principios aparece manifiestamente en el pavimento de mosaico en cuadros blancos y negros, que se extiende desde la base de las columnas hacia el Oriente, igualmente en forma de cuadrilongo, ocupando el centro del Templo.

El pavimento de mosaico es un hermoso emblema de la multiplicidad engendrada por la dualidad, constituida por los pares de opuestos que se encuentran constantemente el uno cerca del otro: el día y la noche, la oscuridad y la luz, la Materia y la Antimateria, el sueño y la vigilia, el dolor y el placer, las honras y las calumnias, el éxito y la desilusión, la dicha y la desdicha, etc. sobre estos opuestos, que se hallan sobre todos los caminos y en todas las etapas de nuestra existencia, el iniciado que ha gustado el Cáliz de la Amargura debe marchar con ánimo sereno sobre la búsqueda simbólica del Cáliz de la Dulzura.

Por encima de esta visión dualística de la vida formada por pares de opuestos, se levanta el ara o Altar (etimológicamente “altura” o elevación), símbolo de la elevación de nuestros pensamientos, por medio de la cual percibimos la realidad trascendente que se esconde bajo la apariencia contradictoria, y llegamos a conocer la palabra, o sea la Verdad, que es nuestro principal propósito para el progreso y bien más verdaderos.

Al final, la Dualidad es un término que representa las dos facetas del hombre, su dualidad en el existir o no existir, en el ser o no ser, esto implica profundizar en el sentido de lo que se busca, así la Vida nos ofrecerá siempre dos caminos, puede ser el bien o el mal, el correcto o el incorrecto, pero en la medida en que uno cultiva su conocimiento, crecerá el fruto de la virtud y no será necesaria elección alguna del verdadero camino … seguro ya estaremos en el!!.

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en Simbolismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s