Yo, la Piedra Bruta


Soy un aparente mueble de la Logia, uno de los menos atractivos por mi rústica figura y por mi grotesca y tosca apariencia, muy natural por cierto, pues la madre naturaleza me presenta ordinariamente así, es mi nativo rasgo, áspero, informe, burdo, tosco y desagradable aun al tacto. Sin embargo en mi brutalidad natural, ¡Soy un misterio escondido.!

Soy materia informe no alterada por elemento externo alguno y en mi, está guardado el germen fecundo de un sueño maravilloso, soy como el número cero que aun no expresa valor alguno. Soy, como un punto sin movimiento, como una energía latente. Soy, expresión muda, que guarda todos los sonidos de la
naturaleza.

Soy un Arcano… Porque dentro de mí, está el ideal palpitante de resurrección y de vida verdadera.

Allí, estoy en el lugar más apropiado del templo de la perfección, donde espero…

Espero, un impulso, un deseo, una idea, un anhelo, una aspiración, un sueño lleno de esperanza, un querer, un osar, una imaginación y una voluntad, una inspiración, una conciencia, un toque que signifique un primer paso y la fuerza para convertir el sustantivo en verbo.

Ese algo que remueva el fondo del alma del hombre y que le hace brotar de ella la inspiración misteriosa que le convierte en el artífice de todas las realizaciones. Será como un despertar maravilloso. Todos mis secretos se abrirán, dependiendo del amor y la pureza de la mente y del alma del ser humano, me convertiré en la obra de arte esperada, mostraré mi belleza, mi gracia, mi color, mi plasticidad, mi fortaleza, mi forma armoniosa, me convertiré en un factor, en un elemento útil, para quien limpie mis costras y mis aristas, como quien se limpia de las lacras que lo atan a lo ordinario, al vicio, a la perversidad, y de la necedad.

Pero… Aquel que intente mi despertar, se contagiara de igual manera de mi energía y mi fuerza escondida, despertara potencialidades que permanecían dormidas y latentes, que al ser avivadas, le hare conocer lo que es el deseo de la realización, porque para transformarme, tiene que conocer mi naturaleza fundamental y para trabajar armoniosamente, se sentirá obligado a despertar y conocer la suya. Su sueño de hacer de mí una obra de arte le llevara primero a conocer la razón de nuestra existencia. No existimos por existir, ambos tenemos un propósito en nuestras vidas. Cambiar mí forma, obligará a pensar, sentir, y actuar en modo diferente; el artista debe tener el propósito de realizar la transformación y hacerme la parte visible de su cambio.

Soy una piedra tosca, que el intelecto humano, lleno de amor, con ansia de perfección, cambiara mi aspecto, mi forma, mi superficie, transformara mi figura original, dejando en mi una nueva apariencia transmitiendo una verdad o escondiendo con mucho disimulo un mensaje y , me convertirá en alegoría o en símbolo.

Ambos cambiaremos, Yo de lo tosca y burda a lo liso y suave. El de lo simple a lo refinado como de lo grosero del vicio a la candidez de la virtud. Tomaré forma y me convertiré en obra de arte, y él (el artista), a través de mi, ira conociendo el propósito de su vida y sabrá porque estamos aquí.

Estableceremos en la vía de la transformación una perfecta unión con el artista que busca a través de mi la gracia y la finura de lo excelso, ambos tendremos la dicha de compartir el cambio, yo, en lo material, él, en lo espiritual; al establecer el diseño de su obra, obligara a desprender de mi lo que no es necesario, lo que deforma, lo que resulte exceso, Yo ahora estoy en su interior lo que le obligara a compararme con su congénere, mi apariencia primigenia es muy parecida y semejante a la apariencia tosca del hombre ignorante, que es degradado por el vicio, deformado por la mediocridad, desproporcionado por la gula, desfigurado por la avaricia, carcomido por la envidia, opacado por la indiferencia, deslustrado por la adulación.

Cada toque inspirado de cincel, cada golpe calculado de martillo modelará mi figura, como el hombre a su Yo, por la disciplina el trabajo, el esfuerzo y la constancia. La obra reflejara al artista, en su pureza de pensamiento, en la limpieza de su corazón, en la entrega a su trabajo, lo persistente de su sueño de maestría, se reflejara en la obra cada día. Su trabajo será un canto de amor, la expresión de una conciencia limpia libre de ataduras un gesto de perfección.

Ahora, comprenderás hermano mío, que mi deformidad y lo grotesco de mi apariencia tiene un propósito, una potencialidad escondida. Mi misión es despertar el deseo de la realización en el ser humano, avivar en él, la chispa motivadora, de la búsqueda de la perfección, de lo sublime.

Por eso formo parte de este Templo de la Sabiduría, por eso soy el primer objeto en quien fijarse desde la Col.—. del norte.

Mi propósito es mostrarte que ¡ Soy la representación de todas las realizaciones. !

Depende de Ti, del Artista escondido en tu corazón, examínate y decídete.

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en La Piedra Bruta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s