Los Viajes de la Iniciación


El significado simbólico que la masonería atribuye y aplica a los viajes, en la primera Cámara, y cuyo acto se lleva a la práctica, dentro del ceremonial de la Iniciación, se les considera como una de las partes ritualísticas más solemnes, de las pruebas físicas y morales, a que invariablemente se somete a los recipiendarios. Al iniciar la iniciación de algún recipiendario, dentro del simbolismo y la Filosofía Masónica, que se imparten en nuestros talleres, prácticamente se le sujeta a las tres pruebas que proporcionan los elementos primordiales que le dan la vida a la madre naturaleza; como los son el Agua, el Aire y el Fuego, las que en forma de viajes ejecutan los aspirantes, haciéndoles dar tres vueltas hacia los cuatro puntos cardinales.

Debemos de tomar en consideración que el simbolismo masónico en lo general, ha clasificado a la existencia del hombre en tres etapas que son; la Juventud, la Virilidad y la Madurez, mismas que ayudan a preparar al hombre  hacer frente a las vicisitudes de la vida, y a la vez para que se le considere como persona útil.

Lo que respecta al primer viaje que viene representando a la Juventud, periodo en el cual se recibe la educación y la preparación intelectual, produciendo así el nacimiento de las ideas, de los principios y de las buenas acciones del hombre; las que por si solas le conducen hasta adquirir el conocimiento exacto de las tendencias materiales y espirituales. Esta etapa simboliza también al estado de ánimo, en que el individuo debe de luchar esforzándose al máximo. Cabe mencionar que esta prueba se relaciona con uno de los elementos naturales que es el aire, soplo vital para nacer y elemento indispensable para la existencia del hombre. Este viaje lo relaciono con mi vida como el periodo que hizo vencer todos los obstáculos, dificultades y peligros que se me fueron presentando durante mi desarrollo físico, mental y espiritual de esa etapa; ahora bien durante mi experiencia de iniciación tuve que tropezar con obstáculos, escuchar ruidos y ser guiado por dos personas, mismas que las represento como una guía invisible que me ha conducido por el buen camino y me ha ayudado hacer una persona de bien.

Los obstáculos a los que me referí, fueron principalmente a mis placeres y a mis vicios; con respecto a mis dificultades puedo decir que eran principalmente al manejo de mis emociones, al desarrollo de mi ética moral y al esfuerzo por un crecimiento académico; Y por último los peligros a los cuales me enfrente fueron a la mala elección de ciertas amistades y al enajenamiento de los medios masivos de comunicación que me pudieron haber llevado las profundidades de la ruina.

El segundo viaje es representativo de la virilidad, y en consecuencia lo es también de la segunda época de la vida humana, puesto que durante este periodo, es cuando el hombre comienza a demostrar con hechos el aleccionamiento que ha recibido, en el desarrollo de sus actividades sociales, académicas y espirituales. Simboliza la lucha que se entabla entre la verdad, en contra de la mentira o el engaño; entre la educación y la ignorancia, entre la realidad y el error. En este viaje se utiliza el agua, elemento que indica la purificación de nuestras acciones. Con respecto a mi experiencia de iniciación interpreto el sumergimiento de mis manos en el agua, como una limpieza de todas mis malas acciones que realice en mi vida profana, teniendo como secuela una mejor conciencia de mis actos, valorando y respetando día a día mi vida en este plano terrenal.

El tercer viaje, que simboliza a la edad madura humana; o sea la época en que se demuestra el talento y la experiencia adquirida por el hombre, durante su preparación. En esta  prueba es utilizado el fuego ya que simboliza la renovación de toso los aspectos de nuestra vida profana y nos ayuda al perfeccionamiento de nuestra educación intelectual. El mismo fuego representa la esencia espiritual, la energía pura que constituye el poder mismo de la vida. Al finalizar este viaje, el neófito es purificado por el fuego, este elemento también proviene su simbolismo desde los mas remotos tiempos, el hombre al descubrir el fuego, comenzó a calentar su cuerpo y su comida.

Al final de los viajes me sentí diferente por la vivencia que tuve con los tres elementos, ahora ya como iniciado, he de reconocer que he adquirido una gran responsabilidad para mi vida futura; ahora me queda continuar el camino con mis propias pruebas y purificaciones en la búsqueda de la  Verdad y así encontrar la Luz que me inspire a comprender los formidables misterios de la vida.

Bibliografía.- Los 33 temas del aprendiz masón, de Adolfo Terrones y Alfonso León, Edit. Herbasa; Liturgia del Grado de Aprendiz. El Ara, Edit Herbasa.

Acerca de La Piedra Bruta

La Piedra Bruta en sí es aquella que es recogida directamente de la tierra, por lo que de modo natural, cada una posee las formas más diversas fruto de la acción de las fuerzas de la Naturaleza. En general, se puede decir que una piedra bruta, al no tener una forma definida, al estar llena de impurezas e imperfecciones, no tiene un propósito definido, por lo que su utilidad es mínima. No obstante, contiene en sí toda la potencialidad de una obra de arte, la potencialidad de la trascendencia. Es por ello que se escogen determinadas piedras brutas para la construcción, por la potencialidad que se ve en ellas.
Esta entrada fue publicada en Aprendiz y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s